viernes, 5 de septiembre de 2014

Presenta IGC iniciativa para desvincular salario mínimo de sansiones administrativas, cuotas y créditos hipotecarios
* Para efectuar esos pagos administrativos se creará una unidad de cuenta que se indexará conforme a la inflación
* Permitirá que la retabulación de las minipercepciones atienda de manera exclusiva los criterios constitucionales de un salario digno y suficiente   
* Insistirá la CROC en desaparición de la zona B para establecer un salario mínimo nacional
México D.F.- Para desvincular el salario mínimo como unidad de referencia en el pago de sanciones administrativas, cuotas o créditos hipotecarios, y su retabulación obedezca explícitamente a la inflación y condiciones del mercado laboral, el senador y dirigente nacional de la CROC, Isaías González Cuevas, presentó una iniciativa que crea la Unidad para el Pago de Obligaciones Legales.
“Con esta iniciativa presentada ante el pleno, se abre un debate serio y responsable para fortalecer el salario mínimo sin el lastre inhibidor de estar vinculado al pago de obligaciones legales o sanciones administrativas previstas en el 45 por ciento de las leyes y códigos federales”, subrayó el legislador.
Explicó que la Unidad para el Pago de Obligaciones Legales precisará los montos de sanciones, multas  administrativas, recargos, impuestos, cuotas o créditos hipotecarios sin estar vinculados al incremento de las minipercepciones, lo que permitirá liberar las retabulaciones salariales de esos pagos administrativos y retomar de manera exclusiva el criterio constitucional de un salario digno y justo.
El valor inicial de las cuentas de pago, será el equivalente a un salario mínimo vigente en el Distrito Federal al momento de entrar en vigor esta iniciativa y cada año se actualizará sumándole la tasa de inflación acumulada, en tanto que la retabulación de las minipercepciones atenderá criterios de comportamiento del mercado laboral, inflación, productividad e inflación acumulada y prevista.
Esta propuesta de desvincular el salario mínimo de multas, sanciones administrativas o recargos, beneficiaría en lo inmediato a 6.5 millones de trabajadores que verán  fortalecido su ingreso y a 5.8 millones de titulares de créditos hipotecarios tasados en veces del salario mínimo debido a que en la misma proporción que sube su monto, aumenta también el saldo insoluto de su deuda y los intereses que deben pagar.
El senador del PRI por Baja California Sur enfatizó que su propuesta es apoyada por su bancada y con ello se inicia un debate serio y responsable sobre el tema, pues aumentar el salario mínimo de golpe sin medidas compensatorias, pondrá  en riesgo la viabilidad de cientos de miles de micros y pequeñas empresas que súbitamente verían incrementados sus costos laborales.
“Efectivamente tenemos que avanzar en el fortalecimiento salarial, pero también debemos tomar en cuenta las condiciones y necesidades de las pequeñas empresas que son las que generan más del 70 por ciento del empleo y su mortandad o debilitamiento implicaría un elevado costo social y económico”, señaló.

Expuso que independientemente de esta iniciativa presentada ante el pleno del Senado de la Republica, insistirá en que a partir de 2015 se establezca también un salario mínimo nacional lo que servirá para que todas las negociaciones contractuales en el país tengan un piso mínimo y realmente haya avances concretos en la recuperación gradual de poder adquisitivo del trabajador.