sábado, 20 de septiembre de 2014

Era esposa de “El Kike”
Joven mujer encontrada en “EL Comitán” relacionada con las narco fosas clandestinas
* De acuerdo a fuentes extra oficiales la joven en el interior de su boca le encontraron uno de sus dedos amputados
* Señalan a “EL Pepillo” de ser el responsable no solo de la muerte de las fosas clandestinas, sino del ex ministerial Israel Barrios y su sobrino “EL Pollo”
* Inexplicablemente la PGJE entrega ataúd sellado a los familiares para que no vieran el cuerpo
* Constantemente era hostigada por elementos de la Policía Ministerial
Armando SUÁREZ MARTÍNEZ
La Paz B.C.S.- El pasado 21 de Septiembre se cumplió un año de la ejecución de la joven encontrada en las inmediaciones del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR) en la zona conocida como “El Comitán”, quien al parecer está vinculada con las narco fosas clandestinas encontrada en la colonia Tabachines de esta ciudad, al ser la supuesta esposa de Christian Enrique Romero Altamirano (a) “El Kike” y quien habría dado a conocer la ubicación y haber señalado como presunto responsable a “El Pepillo” de las narco fosas, luego de que su esposo fuera balaceado en la colonia “Las Américas”.
La joven fue identificada como Paulette Cosio Lizardi, quien fue encontrada completamente desnuda con una bolsa de plástico en la cabeza y un cable de conducción eléctrica atado al cuello, asimismo presentaba dos heridas de arma blanca, y en el interior de su boca colocado uno de sus dedos amputado, al puro estilo de la ejecución de los soplones del narcotráfico.
Tras la detención de su esposo Romero Altamirano después de haber sido baleado el 28 de mayo del año pasado en las calles de Rubíes y Universidad en el fraccionamiento Las Américas en esta ciudad capital, y tenerlo arraigado como el presunto responsable de la ejecución de las personas encontradas en las fosas clandestinas, Paulette Cosio, se presentó en dicha casa de arraigo, en donde se habría entrevistado con el ex director de la Policía Ministerial, Hugo Paul Galindo.
A quién le habría dado a conocer los nombre de los responsables de las narco fosas de la que querían culpar a su esposo Romero Altamirano, por lo que señaló a Edgar Acosta Reyes (a) “EL Rayo” (único sobreviviente de la triple ejecución en la carretera a Los Planes) y a Simón Guillermo Hernández Peña (a) “El Sepultero”, y a una persona de apodo “El Pistolas” de ser los responsables de las ejecuciones de los siete personas encontradas en las fosas clandestinas en la colonia Tabachines, días después de los señalamientos la joven fue encontrada muerta en las inmediaciones del CIBNOR en la playa conocida como “El Comitán”.
Curiosamente la Procuraduría General de Justicia del Estado al hacer entrega del cuerpo a los familiares de Cosio Lizardi, este fue entregado en un ataúd sellado, por lo que los familiares no pudieron ver el cuerpo en el velorio, además de ser velada unas horas, asimismo, por todas las vías se les advirtió a los familiares de que no cuestionará o hicieran nada por esclarecer la muerte de la joven, ya que tenía más familiares que podían tener el mismo destino de la joven.
Tanto el ex procurador del estado, Gamil Abelardo Arreola Leal y el ex director de la policía ministerial y actual director del Centro Control, Comando y Comunicación (C-4), Hugo Paul Galindo, tenían conocimiento de las ejecuciones de las siete personas, ya que todos trabajaban o “chapulineaban” para el ex director de la ministerial, además de que “El Rayo” y “El Sepultero” habrían pagado para que elementos de la Policía Ministerial los levantaran y posteriormente se los entregarán para ejecutarlos.
Tan es así que los elementos conocidos como “El Chavira” y Francisco Salvador Romero Camacho (a) “El Botas y/o EL Surdo” son los que les cobraban la cuota a los dueños de la plaza, sin embargo, “EL Chavira” no está dado de alta en la Procuraduría General de Justicia del Estado sin embargo porta arma, esta persona fue dado de baja luego de que se le relacionará con el caso de “El Baturi”, tenía una orden de aprehensión pero el ex secretario de Seguridad Pública en el sexenio pasado, Lenín Geovany Rodríguez Aguilar lo habilito como tal y el ex director Galindo los traía de su pistolero.
Desde que se encontró el cuerpo de Paulette Cosio Lizardi, la Procuraduría General de Justicia del Estado a cargo de Gamil Abelardo Arreola, siempre buscaron desvirtuar las investigaciones en torno a la muerte de la joven, ya que están involucrados elementos de la procuraduría, como es el caso de Faustino Guerra Hernández, a quien relacionan sentimentalmente con el ex director de la policía ministerial, Simón Guillermo Hernández Peña (a) “EL Sepultero” era protegido por un comandante de nombre Ángel Cosio, quien era su vecino.
En las primeras fosas fueron localizados los cuerpos de Damafis Karina Márquez Moreno (a) “La Damaris y/o La Karo”, Abel Leal González (a) “EL Buena Onda” y Carlos Antonio Cota Cervantes (a) “EL Charly y/o El Sharlie”, en una segunda fosa se encontró el cuerpo de Jesús Iván Ramos Jiménez, mientras que en una tercera fosa se encontraron los cuerpos de Juan Javier Medina Corral, Marcos Joel González Robles y Erika Rosales González.
Los cadáveres todavía tenían la ropa y conservaban objetos personales como pulseras, relojes y bolsas, los cuales sirvieron como referencia para determinar preliminarmente que se trataban de las personas que habían sido reportadas como desaparecidas las cuales todos presentaban el tiro de gracia en la cabeza.
Por otro lado, Edgar Acosta Reyes (a) “El Rayo” y “El Pepillo” son señalados de ser los responsables de la ejecución del ex ministerial, Ismael Barrios Romero de 38 años de edad y su sobrino Luis David Castellón Barrios (a) “El Pollo” de 24 años de edad, hechos ocurridos en la colonia Lomas Altas, quienes presentaban disparo en región occipital con salida por la parte frontal a la altura de la nariz.

Culpando de estos hechos un narcomenudista (a) “El Tortas”, quien vendía droga a “El Pepillo” y este le entregara el arma para que anduviera “protegido”, sin embargo en un operativo se le encontró el arma con el que fueron ejecutados Barrios Romero y Castellón Barrios, por lo que se le culpo de dichas muerte y otras más que estaban pendientes.